T1x09 | Epílogo: ¡gracias!

BUENOS DÍAS, BUENAS TARDES O BUENAS NOCHES.

Hoy te lo cuento más bajito y sin tensión. Y es así porque el episodio 09 de la temporada uno de Náufragos va de nosotros. No te traigo protagonistas ni temas que no te cuentan en ningún otro lado. Lo de hoy va de ti y de mi.

Va de darte las gracias. De quitarme el sombrero contigo por haberme dejado entrar en tu casa, o en tu coche o en tus auriculares cuando caminas o corres por la calle. Gracias de corazón por haberme echado una mano y por haber estado ahí.

Esa frase tan manida y casi sinónimo de falta de documentación sobre el trabajo del artista que tienen enfrente cuando presentan su nuevo trabajo, define exactamente lo que este podcast, lo que NÁUFRAGOS, es para mí: “mi proyecto más personal”. Han sido cinco meses de mucho trabajo. Cinco meses de producir, entrevistar, guionizar, escribir, editar, montar, locutar, distribuir, promocionar… cinco meses en los que lo he pasado muy bien y he disfrutado mucho. Y en los que aunque no ha habido una recompensa económica, sí la ha habido en felicidad. El salario emocional, vaya.

Gracias por los mensajes en twitter, en instagram, en LinkedIn… Gracias por los WhatsApps después de cada escucha que muchos me habéis hecho llegar y gracias por haber reproducido miles de veces la primera temporada de Náufragos. GRACIAS.

Y todo de casualidad, porque, os voy a contar un secreto… la semana antes del lanzamiento, el fin de semana del CUATRO DE OCTUBRE, con cinco episodios ya preparados y otros tres en camino, estuve a punto de dejarlos en un cajón guardados… ¿Por qué? Por miedo. Por bloqueo. Por falta de convicción y por dudas. Me ha costado reencontrarme con mi yo periodista. Con el sueño del que te hablé en el episodio CERO.

No sé qué pasará mañana ni cuál será mi evolución profesional ni hasta dónde llegará este humilde podcast. Solo sé que estos meses han sido realmente satisfactorios. Cuando contaba la idea del podcast, antes de empezar a publicar, me preguntaban cuál era mi intención. Qué pretendía conseguir. Era fácil: Náufragos es algo que necesito, decía. Algo que dibujé una mañana en la playa y que no tenía más ambición que la de disfrutar. Por eso, quiero seguir con ello. Espero que cada vez me cueste más, que cada vez haya más trabajo, del remunerado, y que tenga que dedicar más tiempo personal al podcast. Pero después de este primer experimento de ocho episodios, con su prólogo y su epílogo, sé que volveré.

La fecha, apuntada ya en mi libreta. Ahora, pasito al lado para hacer ese trabajo que no se ve. Pasito al lado para empezar a producir, a entrevistar, a guionizar, a escribir, a editar, a montar, a locutar… para que la temporada dos de Náufragos sea infinitamente mejor que la primera. Para que tú lo disfrutes, para que a mis me haga feliz y para que los dos nos sintamos orgullosos. Así que, si tu sigues queriendo, te hago un hueco en mi barca para que busquemos juntos el camino.

BUENOS DÍAS, BUENAS TARDES O BUENAS NOCHES… ÉXITO Y HASTA LA PRÓXIMA TEMPORADA.