LA GENERACIÓN PERDIDA DEL FÚTBOL ESPAÑOL

La gran generación de nuestro fútbol que no logró el éxito.

Las palabras de Aritz Gabilondo, periodista de As, en su repaso de la última jornada de Liga BBVA sobre Fran Mérida y la generación del 90 me dio que pensar. Indagando descubrí que en el año 2007, esa generación española se llevó la Eurocopa U17 y fue segundo en el Mundial de la categoría solo superado, y en la tanda de penaltis, por la Nigeria del mítico Akinsola, ahora en el Cádiz. Esa plantilla que a punto estuvo de hacer historia proclamándose campeona de Europa y del Mundo la conformaban jóvenes promesas de nuestro fútbol que por aquel entonces se la rifaba medio mundo. Fran Mérida (Atlético de Madrid), Dani Ayala (Norwich), Dani Aquino (Real Valladolid), Bojan Krkick (AS Roma), Iago Falqué(Southampton), Ignacio Camacho (Málaga)… deslumbraron en 2007 con su fútbol y ponían una de las primeras piedras de la que podía ser una excelente carrera profesional.

Para conseguir lo que consiguieron hubo que medirse a selecciones muy potentes. En la Eurocopa se consiguió el pase a cuartos como primeros de grupo pasando por encima de la Alemania de Toni Kross y de la Francia de Yan M’Villa, Le Tallec y Sakho. Se eliminó en cuartos de final a una selección belga capitaneada por Eden Hazard y se ganó en la final a la Inglaterra de Víctor Moses y Rhys Murphy.

Tras la victoria en la Euro U17,la cita mundialista llegó en un momento inmejorable. Y así se constató. Antes de llegar a la final, los nuestros dejaron en el camino a Honduras, Argentina, Siria, Corea del Norte, Francia y Ghana. Invicto en la fase de grupos y en las rondas eliminatorias La Rojita llegó a la final ante Nigeria. Después de 120 minutos ninguno de los dos combinados deshizo el empate y la tanda de penaltis le dio el título mundialista al combinado nigeriano.

Estos chavales parecía que se iban a comer el mundo. Que no tardarían en hacerse profesionales y llegar a los grandes equipos de nuestra liga y del continente. Y así fue.

Dani Ayala firmó por el Liverpool de Rafa Benítez, Fran Mérida emigró al Arsenal de Wenger para ser el sustituto de Cesc Fábregas y Iago Falqué a la Juventus para darle la pausa al conjunto turinés. Dani Aquino a punto estuvo de recalar en las categorías inferiores del Real Madrid. Ignacio Camacho y Bojan ascendieron rápidamente a la primera plantilla de Atlético de Madrid y Barcelona, respectivamente. Incluso la selección absoluta se vio obligada a llamar a filas al del Barça para que Serbia no se hiciera con el jugador, ya que compartía nacionalidad.

Parecía que todo estaba encaminado para que su futuro prometedor se convirtiera en un presente plagado de éxitos, tanto en sus clubes como en las selecciones. Pero poco a poco todo se fue desvaneciendo.

Mérida dejó el Arsenal para firmar por el Atlético de Madrid, que tras una temporada sin pena ni gloria lo cedió al Sporting de Braga. Dani Ayala lleva tres años encadenando cesiones (Hull City, Derby Country y Norwich City). Iago Falqué salió de la Juve y después de tres años tiene el pobre bagaje de siete partidos jugados en Villarreal, Tottenham y Southampton, eso sí, sin contar la temporada que disputó en el Villarreal B (36 partidos).

Bojan dejó de ser el sucesor de Raúl y se hizo con un puesto fijo en el banquillo del Nou Camp, hasta el punto de verse obligado a salir rumbo a Roma. Ignacio Camacho salió repudiado del Vicente Calderón y no ha conseguido hacerse con una plaza en el Málaga del Jeque. Y Dani Aquino, el Torito Aquino, ha estado, y continúa, “dejándose los cuernos” en los campos de segunda y segunda B españoles.

Son jóvenes, muy jóvenes aún, entre los 21 y los 22 años, pero no parece que ninguno de ellos vaya a llegar a convertirse en lo que aquel mágico 2007parecía que iban a ser.

Salvo Dani Aquino, el resto ha contado con oportunidades en un equipo grande para demostrar lo que se esperaba de ellos, pero ninguno ha sido capaz. Las lesiones, la falta de adaptación o la juventud con la que les llegó la ocasión pueden ser las razones que expliquen que una de la selecciones U17 más prometedoras de las últimas décadas se haya quedado en el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *