Aprende a reducir tu huella ecológica

Aprende a reducir tu huella ecológica
Aprende a reducir tu huella ecológica

Existe la necesidad real de cambiar la manera en que hacemos las cosas en nuestro día a día. El futuro del Planeta no espera ¿sabes cómo hacerlo ¿por dónde empezar? En [Náufragos sostenibles] te damos las claves para aprender a reducir tu huella ecológica.

Nada de lo que hacemos queda al margen del daño ambiental. Piensa en todas las acciones que llevas a cabo en tu día a día; desde ir al trabajo, pasando por el momento en que preparas la comida y terminando con la ducha que te das antes de acostarte. Todas y cada una de ellas tienen un efecto sobre la salud del planeta.

El concepto de huella ecológica hace referencia al impacto que genera nuestra demandada sobre los recursos que existen en la Tierra y que están en relación con la forma en que estos recursos acaban regenerándose de forma natural. Esto que pudiera parecer muy enrevesado es más sencillo de entender mediante un ejemplo:

Cuando utilizas tu vehículo particular para desplazarte estás haciendo un gasto sobre los recursos energéticos del planeta. Si ese desplazamiento lo realizas en transporte público, el gasto del viaje deberá dividirse entre todos los usuarios, por lo que la huella ecológica resultante de ese movimiento será mucho menor. Aprende a reducir tu huella ecológica.

Aprende a reducir tu huella ecológica



Huella ecológica “en número rojos”

Este concepto de huella ecológica puede calcularse exactamente mediante una sencilla fórmula matemática. Realizado el cálculo, en la actualidad, y según datos de WWF, “consumimos por encima de la capacidad de regeneración de nuestro planeta. Nuestro sistema alimentario es insostenible, derrochador y genera pobreza y desigualdad”.

El sistema económico y la forma de vida que rige actualmente la humanidad hace insostenible el modelo del mundo que ha existido hasta la fecha. Harían falta, actualmente, dos planetas como la Tierra para satisfacer la demanda del número actual de habitantes. Y lo que es aún peor: la progresión que marca nuestra forma de vida colocará, en los próximos años, la huella ecológica total por encima del 75%, siendo insostenible la capacidad de regeneración del planeta. Por lo tanto, estamos abocados a cambiar de forma radical la manera en que vivimos.

Un giro completo a nuestra forma de vida

Si bien es cierto que existen multitud de compromisos políticos a nivel mundial para intentar hacer más sostenible nuestra forma de vida, el cambio, está claro, debe empezar por nosotros. Y ya no solo vale con reciclar en casa, algo que ahora es imprescindible, si no que debemos revisar muchos aspectos de nuestro día a día.

Gestos tan simples como reducir el gasto diario de agua en la ducha o cambiar el coche por el autobús, la bicicleta o el patinete, van a ayudar a que la situación mejore de forma considerable.

Es fundamental que ayudemos a que mejore el estado actual del planeta, y por ende de quienes habitamos en él. Después de demostrar como humanidad que podemos plantarle cara, de forma conjunta, a una pandemia mundial como el Covid-19, tenemos que ponernos manos a la obra para solventar la Emergencia Planetaria que nos acecha ¿empezamos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *